PRACTICA LA DUCHA CONSCIENTE.

DUCHA CONSCIENTE

PRACTICA LA DUCHA CONSCIENTE.

Según pasan los días de confinamiento nuestro estado de ánimo puede ir decayendo un poco y la situación ir volviéndose más dura, por eso queremos compartir con vosotr@s una herramienta que nos está ayudando mucho a mantener la calma y sentirnos bien, la ducha consciente.

En Pedro Riquelme nos encontramos en plena revolución digital (podéis ver algunas novedades aquí), además también estamos preparando un «PLAN DE VUELTA AL TRABAJO» en que os podamos atender a tod@s, cuidando de vuestra salud y la del equipo.

Si a todo esto le sumamos, la organización de armarios, recetas, formación, el cole en casa (esto nos desquicia) y ANÍBAL… pues a veces terminamos locos.

Es ahí cuando nos turnamos para darnos nuestra DUCHA CONSCIENTE.

Y es tan reparadora… que nos apetece mucho compartirla con todos vosotr@s.

Paso 1. Los aromas son importantísimos en el proceso. Tómate tiempo para encender una vela aromática, un incienso o simplemente usar productos limpiadores que tengan un aroma que te encante. Los olores se procesan en la misma parte del cerebro que se gestionan las emociones, así que es fundamental para nuestro bienestar que esos olores  nos encanten.

Paso 2. Los pensamientos deben quedarse fuera de la ducha. Desde que abres el grifo, regulas la temperatura y entras en la ducha, enfócate en lo que sientes y deja tus pensamientos pasar. Si durante la ducha te das cuenta que te has enganchado a un pensamiento y te ha alejado de la experiencia de la ducha, amablemente vuelve a tus sensaciones y continúa sintiéndolas.

Paso 3. Concéntrate y disfruta las sensaciones. En cuanto el agua empieza a correr por tu cuerpo pon el foco mental en las sensaciones físicas, desde la temperatura a las sensaciones que te genera en la piel, en el cuero cabelludo, las gotas sobre la cara, el vapor, sumérgete en el olor de tu champú, disfruta de su textura, masajea tu cuero cabelludo suavemente,  sintiendo tu pelo entre los dedos,  frota detrás de las orejas, la frente, siente como el cabello se limpia, ponte una mascarilla y trabaja los mechones notando como la mascarilla penetra en tu cabello restaurándolo.  Aprecia todos los detalles que te sea posible de manera que tu mente se centre en el instante presente, siente como se van las toxinas, los malos pensamientos y los problemas son arrastrados al sumidero. Si te distraes con un pensamiento aleatorio lo único que tienes que hacer es volver a centrarte en lo que estás haciendo y sintiendo.

Paso 4. Mímate al salir de la ducha. Sal despacio, pon atención al contacto de tus pies con la esterilla. Seca tu cuerpo y tu cabello con suavidad, sintiendo el tacto cálido de la toalla. Hidrata tu cabello con un serum, siente el olor y la suave textura al deslizar tu cabello entre los dedos. Trata de no tener pensamientos en este momento tampoco y si aparece alguno, amablemente déjalo ir.

Paso 5. Agradece. Da gracias por tener ducha, por tener agua corriente, agua caliente, por tener champús y productos que te cuidan. Agradécete a ti por estar ahí, por sentir y  por disfrutar de ese momento.

Y así convertimos un momento ordinario de nuestras vidas en algo EXTRAORDINARIO.

Recordad que si necesitáis retocaros a las raíces AQUÍ os dejamos un montón de buenos consejos y si necesitáis retocar el corte de vuestros chicos AQUÍ tenéis otro montón.

Y A PARTIR DE AHORA ¡DISFRUTAD DE VUESTRAS DUCHAS!

 

No Hay Comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.