UNA NOVIA CON LAS IDEAS CLARAS.

Las novias de Pedro Riquelme

UNA NOVIA CON LAS IDEAS CLARAS.

Arreglar novias es uno de los trabajos que más nos gusta hacer, comenzamos muy pronto a especializarnos en este servicio, tal vez porque desde el principio optamos por arreglar a la novia en su casa y acompañar al fotógrafo por si era necesario hacer algún retoque de peinado.

Así que no es de extrañar que acabemos vistiendo a la novia, poniéndole el prendido al padrino o solucionando cualquier imprevisto ajeno a nuestro servicio para que todo salga perfecto, nos involucramos al cien por cien y se crean vínculos increíbles con toda la familia.

Y  la boda de Fuen no fue una excepción, encajamos a la perfección con su simpática familia y Pablo, fotógrafo de Enfok2.

Fuen ha sido una de esas novias con las que sale todo rodado, ella es de Madrid pero se casaba en Cartagena, ciudad natal de Fran, novio, cliente y amigo desde hace un montón de años, así que seguía nuestras redes sociales y conocía nuestro trabajo.

Tenía clarísimo como quería el recogido, informal, bajo, bohemio, romántico… que encajara con el tocado que le iban a hacer en flores de porcelana especial para ella. El recogido fue el mismo en las dos pruebas, Fuen tiene las ideas claras, sabe lo que quiere y confió en nuestras manos para materializar sus ideas.

Siempre hacemos dos pruebas de peinado, la primera prueba es una toma de contacto, hablamos del vestido, del peinado que le gustaría llevar, vemos sus gustos, el estado del cabello y si necesita algún tratamiento. Esbozamos el peinado y si la novia quiere podemos probar otro recogido diferente para que se vea con otro estilo y decida cuál es su favorito, fotografiamos el proceso y concretamos la segunda prueba, más cerca de la boda.

En la segunda prueba perfeccionamos el peinado escogido y realizamos la prueba de maquillaje, así puede ver el resultado global. El día de la boda, Fuen vino a la pelu para que le lavásemos y le acondicionásemos el cabello y luego se fue a casa a esperarnos.

Una vez en su casa, con la tranquilidad de encontrarse en familia y de que nosotros estaríamos allí hasta el último momento para asegurarnos de que todo saliese perfecto, realizamos el peinado  definitivo, por supuesto también arreglamos  a su encantadora madre, con la que nos lo pasamos pipa porque nos hizo sentir muy cómodos y relajados.

Nosotros ya estamos preparados para todo y sabíamos que el velo había llegado sin coser a la peineta, así que cuando acabamos con el trabajo mientras que la novia se arreglaba, pedí aguja e hilo y lo cosí, así la novia iría tranquila, sin que el velo se le moviese ni un milímetro y  poder quitárselo sin problemas cuando lo desease.

Una vez arreglada, Pablo, el fotógrafo le hizo un montón de fotos sin velo y al final Pedro le puso el velo, le explicó a su madre cómo quitarlo después en la celebración y ¡LISTO! Trabajo acabado, otra novia más lista para ir al altar 🙂

Desde aquí queremos dar las gracias a todas nuestras novias, que nos reciben en sus casas, nos ofrecen de comer, de beber, nos ceden el lugar más luminoso de su casa para poder trabajar  y nos tratan de maravilla. ¡GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS!

MARY.

 

1 Comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad